Tod@s los herman@s de luz que me acompañan en este caminar gracias por vuestra luz y armonia

Si necesitáis un tutorial porque algo no sabéis hacer no tenéis mas que pedirlo lo más rápido que pueda os lo pongo con mucho gusto.

martes, 24 de noviembre de 2009

Scroll en una entrada

Ahora vamos añadir un scroll en una entrada para cuando son muy largas

Vamos a Configuracion, publicacion, plantilla calasica y nos sale la plantilla

Para añadir un scroll vamos a hacerlo añadiendo unas líneas a las CSS, sin expandir artilugios.

Lo añadiremos justo antes de ]]></b:skin>

Este es el codigo ya sabeis para buscar algo en la plantilla Control + F

#scroll {
width:400px;
height:200px;
background-color:#99CC66;
overflow:auto;
}

Aqui podemos cambiar el color del fondo background-color:#FFFFFF;

Aqui el ancho width:400px;

Aqui el alto height:200px;

Con overflow: auto sólo aparecerán las barras del scroll en caso de que el contenido sea mayor a las medidas que se añadieron en la plantilla.

Si deseamos que siempre aparezcan las barras del scroll en lugar de overflow: auto añadiremos overflow: scroll Si el contenido no excede las medidas las barras quedan deshabilitadas, en el momento que es mayor el contenido se habilitan.

Vista previa si sale bien,guardamos los cambios de nuestra plantilla y escribimos nuestro texto de la siguiente forma:

<div id="scroll">
<p>
Aquí lo que queremos que este dentro del scroll </p>
</div></p>
</div>

Ejemplo


Aceptar... y dejar ir, significa dejar de pelear con la vida, aceptando a las personas, las situaciones, las circunstancias y los hechos tal como se den, incluidas decisiones y acciones del pasado, lo “malo”, así como lo “bueno”.
Implica saber renunciar no aferrándonos a aquello que la razón nos dice es, en nuestras circunstancias, imposible o muy costoso de lograr.
Si dejamos de luchar y de resistirnos a lo inevitable, viviremos plenamente el presente, permaneciendo abiertos a todas las opciones sin aferrarnos rígidamente a ninguna de ellas.
Esto estimula la capacidad de dar respuestas creativas a la existencia, tal como es en el aquí y en el ahora.
La aceptación es casi milagrosa, nos permite cambiar y facilita igualmente el que lo demás también cambien, pues solo desde la aceptación de la realidad podemos iniciar caminos de transformación.

Sin los fracasos de ayer no seríamos lo que somos hoy. Evaluar nuestras acciones pasadas a la luz de lo que somos en presente no es racional, pues si volviésemos atrás con el grado de consciencia e información que teníamos en ese momento, volveríamos a cometer los errores que hoy lamentamos.
Esta es también la base del perdón: la convicción de que todo ser humano actúa dentro de las limitaciones de su nivel de evolución y de sus circunstancias.
Siempre que enfrentemos cualquier evento busquemos explicaciones más que culpas, tratando de aprender de lo que nos pase.
Para todo lo que sucede hay razones que, bien aprovechadas, trabajan en favor de nuestro desarrollo como seres humanos.
En cada problema hay un principio de oportunidad, que nos permite transformar cualquier circunstancia adversa, en algo positivo.
Cuando nos encontremos sufriendo ante cualquier situación hagámonos esta pregunta, ¿Qué es lo que no estoy aceptando? Al hacérnosla encontraremos la causa del sufrimiento.
Para Gerardo Schmedling, reputado maestro espiritual ya fallecido, aquello que no somos capaces de aceptar es la única causa del sufrimiento.Para él, si lográramos aceptarla obtendríamos una liberación casi instantánea del dolor.

La felicidad no depende de lo que está pasando afuera, sino de la forma como reaccionamos a lo que nos suceda. Bueno o malo dependen de juicios de la mente, solo existe vida por vivir.





Si queremos que nos quede centrado

Le añadimos esto

<div align="center">

<div id="scroll">
<p>Aquí lo que queremos que este dentro del scroll </p>
</div>

</div>

Y nos queda asi



Aceptar... y dejar ir, significa dejar de pelear con la vida, aceptando a las personas, las situaciones, las circunstancias y los hechos tal como se den, incluidas decisiones y acciones del pasado, lo “malo”, así como lo “bueno”.
Implica saber renunciar no aferrándonos a aquello que la razón nos dice es, en nuestras circunstancias, imposible o muy costoso de lograr.
Si dejamos de luchar y de resistirnos a lo inevitable, viviremos plenamente el presente, permaneciendo abiertos a todas las opciones sin aferrarnos rígidamente a ninguna de ellas.
Esto estimula la capacidad de dar respuestas creativas a la existencia, tal como es en el aquí y en el ahora.
La aceptación es casi milagrosa, nos permite cambiar y facilita igualmente el que lo demás también cambien, pues solo desde la aceptación de la realidad podemos iniciar caminos de transformación.

Sin los fracasos de ayer no seríamos lo que somos hoy. Evaluar nuestras acciones pasadas a la luz de lo que somos en presente no es racional, pues si volviésemos atrás con el grado de consciencia e información que teníamos en ese momento, volveríamos a cometer los errores que hoy lamentamos.
Esta es también la base del perdón: la convicción de que todo ser humano actúa dentro de las limitaciones de su nivel de evolución y de sus circunstancias.
Siempre que enfrentemos cualquier evento busquemos explicaciones más que culpas, tratando de aprender de lo que nos pase.
Para todo lo que sucede hay razones que, bien aprovechadas, trabajan en favor de nuestro desarrollo como seres humanos.
En cada problema hay un principio de oportunidad, que nos permite transformar cualquier circunstancia adversa, en algo positivo.
Cuando nos encontremos sufriendo ante cualquier situación hagámonos esta pregunta, ¿Qué es lo que no estoy aceptando? Al hacérnosla encontraremos la causa del sufrimiento.
Para Gerardo Schmedling, reputado maestro espiritual ya fallecido, aquello que no somos capaces de aceptar es la única causa del sufrimiento.Para él, si lográramos aceptarla obtendríamos una liberación casi instantánea del dolor.

La felicidad no depende de lo que está pasando afuera, sino de la forma como reaccionamos a lo que nos suceda. Bueno o malo dependen de juicios de la mente, solo existe vida por vivir.

Imprime esta entrada

0 comentarios: